domingo, 9 de abril de 2017

El baile de las luciérnagas, Kristin Hannah







Suma de Letras, 2.017
Premios: ninguno.
Precio: 19,90 €
Adquisición: regalo.









La autora

Kristin Hannah es una autora estadounidense nacida en 1.960. Ha ganado numerosos premios. Se graduó de una escuela de leyes en Washington y realizó su práctica en Seattle antes de dedicarse de tiempo completo a la literatura. Vive en Bainbridge Island, Washington, con su esposo y su hijo. Ha publicado una gran cantidad de novelas desde 1.991. Es conocida por sus libros dedicados a la literatura romántica, siendo ganadora de numerosos premios, como el Golden Heart, el Maggie y el National Reader's Choice. Sus últimas novelas traducidas al castellano son 'El ruiseñor' y 'El baile de las luciérnagas'.

Sinopsis

En el caluroso verano de 1.974, Kate Mularkey ha decido aceptar su papel de cero a la izquierda en la vida social de su instituto. Hasta que, para su sorpresa, «la chica más guay del mundo» se muda al otro lado de su calle y quiere ser su amiga. Tully Hart parece tenerlo todo: belleza, inteligencia y ambición. No pueden ser más distintas. Kate, destinada a pasar inadvertida, con una familia cariñosa pero que la avergüenza a cada momento, y Tully, envuelta en glamour y misterio aunque poseedora de un secreto que la está destrozando. Contra todo pronóstico, se hacen inseparables y sellan un pacto para ser mejores amigas para siempre. 

Mi crítica

Quise leer esta novela porque había escuchado muy buenas opiniones sobre ella. Me ha sorprendido gratamente puesto que pensé que iba a gustarme menos. Ha sido una buena experiencia lectora a pesar de que ha habido pasajes no tan buenos, bajo mi punto de vista. En líneas generales sin embargo, me llevo muy buenas sensaciones y se cuela entre lo mejor que he leído en lo que va de año.

'El baile de las luciérnagas' abarca varias décadas, desde los años setenta hasta los primeros años del siglo XXI. En su mayoría, la acción se desarrolla en el estado de Washington, en la ciudad de Seattle. Las protagonistas son Kate y Tully, dos adolescentes que no tienen nada en común y con caracteres muy diferentes. Por diversas circunstancias, terminan volviéndose inseparables.

La novela arranca con Kate y Tully siendo adolescentes. Me chocó mucho el hecho de descubrirme disfrutando de esta etapa de las dos protagonistas ya que suelo huir de las novelas de adolescentes o en los que haya que ponerse en su piel. Es mérito de la autora haber creado situaciones y pasajes interesantes en los que me sentí atrapada, deseando saber más. 

La etapa siguiente, la vida universitaria, confieso que me resultó menos atractiva. Es en su paso a la vida de verdaderas adultas cuando volví a engancharme realmente a la trama. Aquello que se dejaba entrever en las páginas anteriores se hace patente en esta fase y da un nuevo cariz a las vidas de las protagonistas, convirtiendo su relación en algo que da mas juego. 

El lector va siendo testigo de cómo esa amistad va cambiando a medida que pasan los años, al mismo tiempo que las personalidades de cada una de las protagonistas van evolucionando. Obviamente el tema principal de esta novela es la amistad, pero no es el único: también toca otros como la maternidad, las relaciones entre madres e hijas, el amor, y la ansiada conciliación entre carrera profesional y la familia. 

Este último tema me ha resultado especialmente llamativo en la novela, ya que lo trata de un modo muy interesante, a mi juicio. Se escoja un camino u otro (desarrollo profesional o maternidad), siempre va a haber sacrificios que hacer, momentos en los que la insatisfacción hace replantearse las cosas. No se puede tener todo con plenitud. Por ello, hay ocasiones en los que los personajes se sienten perdidos por distintos motivos, a pesar de haber apostado por lo que querían. 

Me han gustado mucho las dos protagonistas, Kate y Tully. Cada una a su manera: cómo evolucionan, sus caracteres, sus aspiraciones, metas y sueños, y cómo van manteniendo esa relación tan estrecha que las une durante años y años. Sin duda Kristin Hannah ha sabido dar vida y mantener el interés del lector por las de sus protagonistas página tras página. Esto es lo mejor de la novela, y considero que es el motivo por el que ha tenido tanto éxito.

He de confesar que las últimas ochenta páginas las leí con el corazón encogido. Kristin Hannah tiene una habilidad especial de la que he oído hablar recientemente, a través de la cual crea una traca final realmente lacrimógena. Es su sello de identidad, por lo visto, y reconozco que no pude evitar que las lágrimas asomaran a mis ojos, por lo que al menos conmigo funciona. La autora pone toda la carne en el asador con esos pasajes tan especiales como emotivos.

Por contradictorio que pueda parecer, disfruté muchísimo de estas últimas páginas. 'El baile de las luciérnagas' es una gran oda a la amistad verdadera, en ocasiones realista y en otras no tanto. Logra plasmar de un modo bastante realista, sin embargo, lo extraña, paradójica y compleja que puede llegar a ser la amistad estrecha entre dos mujeres.

Conclusión

Recomiendo esta novela a todo aquel que se haya sentido atraído por la sinopsis y la reseña. Quizá algún día me anime a leer 'El ruiseñor', pero por el momento no me seduce la idea de que Kristin Hannah me haga llorar de nuevo. 'El baile de las luciérnagas' me ha dejado muy buen sabor de boca. Es conmovedora, apasionante, adjetivos con los que no todos los libros pueden ser calificados.

Valoración: 8,5/10
¿Recomendada?: .

jueves, 6 de abril de 2017

El fruto del baobab, Maite Carranza








Espasa, 2.013
Premios: ninguno.
Precio: 5,95 € en rebajas
Adquisición: librería de segunda mano.








La autora

Maite Carranza es una autora española nacida en Barcelona en 1.958. Escribió su primera novela juvenil en 1.986 y recibió el premio de la Crítica Serra d’Or. En los primeros años de la década de 1.990 había publicado ya una veintena de libros y ganado unos cuantos premios, pero entonces cambió su trabajo de profesora por el de guionista y abandonó circunstancialmente la literatura. En el año 2.004 se lanzó en un ambicioso proyecto de crear una trilogía fantástica de brujas. Fue un éxito de traducciones y ventas. Esto le abrió las puertas de muchos países y le permitió escribir una literatura más realista y más comprometida con la realidad. Fruto de esta nueva iniciativa fueron 'Palabras envenenadas' (2.010), sobre el abuso sexual infantil y 'El fruto de baobab' (2.013) sobre la mutilación genital femenina. 

Sinopsis

Lola, pediatra de treinta y nueve años con una brillante carrera profesional, acaba de romper con su pareja. En los últimos tiempos su deseo de ser madre la ha llevado a cuestionarse el sentido de su vida. En la consulta conoce a Aminata, una gambiana más joven que ella y madre de cuatro hijos. Inmigrante, ama de casa y analfabeta, Aminata es una mujer observadora que rebosa dignidad y que ha empezado a poner en duda los principios y tradiciones en los que ha sido educada, tal vez a causa de sus agrias disputas con Binta, su hija mayor. Binta, una adolescente rebelde y luchadora, ha crecido en España y rechaza de plano la cultura de su familia, que relega a la mujer a un estado de perpetua sumisión. 

Mi crítica

Cuando vi esta novela entre las novedades editoriales hace ya años, el título fue derechito a mi lista de deseos. Tardé bastante tiempo en poder hacerme con el libro, y después se quedó un par de años en mi estantería, pero todo termina llegando. Son varias las razones que me llevaron a leer 'El fruto del baobab'. El principal, que aparece el tema del choque cultural que trae consigo la inmigración: tanto los que vienen como los nativos se enfrentan a los desconocido, generando todo tipo de situaciones muy interesantes a mi juicio, muy aprovechables a nivel argumental. En este caso, el abismo que separa la cultura africana y la occidental es muy acusado.

El otro motivo por el cual me llamó la atención esta novela es que habla de un tema que se puede llegar a considerar tabú: la mutilación genital femenina que se lleva practicando en algunas partes de África desde hace siglos. Intentar comprender desde un punto de vista occidental y moderno cómo una salvajada como esta se permite y forma parte de la cultura de todo un pueblo es uno de los objetivos de Maite Carranza en este libro. 

'El fruto del baobab' presenta una estructura argumental sencilla y resulta fácil de leer en ese aspecto. Hay algunos pasajes un poco duros, pero nada realmente alarmante teniendo el cuenta el tema principal del que parte esta novela. El estilo narrativo está cuidado e invita a seguir leyendo, y en algunos puntos parece más una novela intimista puesto que la trama en ocasiones es eclipsada por los personajes y sus tribulaciones. Por ello, a pesar de que se lee con facilidad, tampoco diría que su ritmo es excesivamente ágil por este motivo.

La novela ciertamente no es que me haya abierto los ojos, ni me ha supuesto una revelación con respecto a tan controvertido tema. Pero, al menos, no ha resultado ser una defensa de esta práctica tildándola de parte de una cultura a respetar, como así me pareció durante algunos pasajes de la novela en su primera mitad. Me ha gustado que Maite Carranza finalmente logre establecer una especie de equilibrio entre dos puntos de vista distintos. Da la sensación de que hace llegar a la misma conclusión tanto al lector como a los personajes principales.

La evolución que presentan las dos protagonistas de la novela salva la obra definitivamente. Las dos figuras africanas, madre e hija, Aminata y Binta, sufren un cambio de mentalidad al reflexionar sobre las tradiciones que a ellas les han sido inculcadas desde un punto de vista diferente. Abren la mente y se percatan de que existe otra manera de vivir. Con cualquier avance en su manera de pensar me habría conformado a nivel argumental, por lo que estoy a grandes rasgos satisfecha no solo por sus progresos, sino por la manera en que discurren hasta llegar a sus propias conclusiones.

Considero que Maite Carranza ha trabajado bastante estos personajes, que por otro lado son los más complejos, y eso se hace notar. Sin embargo, esto resta luz a los personajes locales, en concreto a la doctora Lola Quirós. Este me ha resultado una figura bastante gris, eclipsado como decía por las dos africanas. Lola tiene una evolución mediocre en su arco de personaje y un papel bastante más secundario del que quizá se merecía. 

Además, comparados con los de las otras dos protagonistas, sus cuitas parecen minucias o, dicho de otro modo, problemas primermundistas. Bajo mi punto de vista, no me inspiran pena alguna sus preocupaciones ya que en cierto modo, ella misma se lo ha buscado. Por ello, no he podido empatizar del todo con este personaje. Considero que es uno de los principales puntos negativos que he podido hallar en este libro.

Es un libro eminentemente femenino, ya que no solo habla del asunto de la ablación, sino de la compleja relación entre madres e hijas, de la realización de la mujer, de los anhelos y esperanzas que una pueda albergar, de la sexualidad desde el punto de vista fememino... Obviamente, la aberrante práctica afecta a las mujeres, pero en el fondo todo lo que rodea este tema es mucho más complejo de lo que pueda parecer. El hecho de que se haya venido realizando desde hace siglos como un ritual obedece más a asuntos más triviales que la religión, la cultura o la supuesta ignorancia de las gentes que lo siguen perpetuando. Está estrechamente ligado con el poder y control sobre las mujeres, la sumisión, y la anulación de la sexualidad femeninas con tal de lograr dichos fines. 

Conclusión

Lo recomiendo a quien sienta curiosidad o interés por este controvertido tema. A mi juicio, 'El fruto del baobab' no es una novela que enganche, tampoco una obra que vaya a dejar huella en el lector. Sin embargo, creo que tiene sus puntos positivos, como la sensibilidad que demuestra la autora a la hora de abordar un tema espinoso; o el desarrollo de dos personajes difíciles de llevar, con la complejidad que ello conlleva. Ojalá en la realidad en que vivimos hubiera más mujeres como Binta y Aminata, ojalá que la ablación sea, un día no muy lejano, historia. No sé si volveré a leer algo de Maite Carranza en un futuro. Quizá si la sinopsis me resulta atractiva, a medio o largo plazo volveré a escribir sobre otra de sus novelas. 

Valoración: 6,5/10
¿Recomendada?: .

lunes, 3 de abril de 2017

Como fuego en el hielo, Luz Gabás








Planeta, 2.017
Premios: ninguno.
Precio: 21 €
Adquisición: préstamo.









La autora

Ya presenté a la autora, Luz Gabás, en las reseñas de 'Palmeras en la nieve' y 'Regreso a tu piel'.

Sinopsis

Attua tuvo que ocupar el lugar de su padre y supo que su prometedor futuro se había truncado. Ahora debía regentar las termas que habían sido el sustento de su familia, en una tierra fronteriza a la que el nunca hubiera elegido regresar. Junto al suyo, también se frustro el deseo de Cristela, quien anhelaba una vida a su lado y, además, alejarse de su insoportable rutina en un entorno hostil.

Mi crítica

Este es el tercer libro que leo de Luz Gabás tras el famosísimo 'Palmeras en la nieve' y 'Regreso a tu piel'. Leí la sinopsis de esta nueva publicación y me llamó la atención. Pensé que podría ser una bonita manera de reconciliarme con la autora y así ha sido en muchos sentidos. Porque 'Como fuego en el hielo' no ha sido una lectura en exceso memorable, ni estará en el ranking de los mejores libros del año, pero la experiencia ha sido positiva.

Como fuego en el hielo' es una novela histórica. Cada vez va quedando más claro que a Luz Gabás se le da muy bien este género. En la obra podemos encontrar distintas subtramas, pero la más relevante es la romántica: un amor que se empeña en sobrevivir a las décadas a pesar de las circunstancias adversas que se dan en tiempos revueltos. La trama se desarrolla a mediados del siglo XIX en un pequeño pueblo del Pirineo aragonés.

Desde el principio nada sale a los protagonistas como ellos hubieran deseado. Ya sea debido a elementos externos que escapan a su control, o ya fuese porque toman decisiones equivocadas de las que luego se arrepienten. Terminan viviendo una vida que en muchos aspectos no les hace felices. Y esa es, básicamente, la premisa de la que parte la novela y sobre la que se va construyendo la trama principal.

Si algo puede salir mal, así será. El destino juega muy malas pasadas a casi todos los personajes. Parece, en determinados momentos, que la autora juega de un modo malévolo con los protagonistas, como si se tratara de una especie de dios cruel. Pero al menos, gracias a esto, Luz Gabás logró que sintiera por Attua y Cristela compasión y pena. Esto, lejos se resultar algo negativo, en realidad hizo que me acercara a ambas figuras.

Al contrario de lo que les ha sucedido a muchos lectores, terminé prefiriendo a Attua sobre Cristela. A pesar de que ella es un personaje quizá más complejo y evolucionado en cuanto a altitud de miras, él me resultó más noble, más puro. En general, todos los personajes son fieles a la época en la que les toca vivir. Los valores y convicciones que les han sido inculcados son más fuertes que sus propias aspiraciones, deseos y motivaciones. Esta lucha eterna entre el deber y el querer es lo que determina el destino de los protagonistas. Las distancias que separan ambas cuestiones es lo que les impide alcanzar la felicidad. 

El conexto histórico es uno de los elementos que más brillan en 'Como fuego en el hielo'. Aplaudo que Luz Gabás haya querido ambientar su novela en el Pirineo aragonés, y contar el pequeño instante de prosperidad que se vivió en el área gracias a la moda de las aguas termales y sus poderes de sanación. Sin embargo, considero que la novela realmente destaca por la historia de amor que es el epicentro de todo, es lo que hace que la obra avance a lo largo de las páginas y de las décadas.

El final es predecible en exceso, a mi juicio. Quizá era la mejor alternativa para cerrar la novela vistas las circunstancias. No obstante, también era la vía más sencilla y fácil de todas. Asimismo, considero que ha habido alguna que otra situación predecible y manida a lo largo de la novela que no he terminado de ver con buenos ojos, pero prefiero no especificar para no dar pistas sobre el desarrollo de la trama a quien no haya leído la novela. 

Conclusión

No es una novela que enganche, a mi juicio el ritmo podría ser más ágil aunque no tenga queja respecto al mismo. No puede competir con 'Palmeras en la nieve' y se me hace extraño aunque a la par comprensible que Luz Gabás no sea capaz de superarse a sí misma, y que su mejor obra sea su ópera prima. Sin embargo, se nota que la autora ha encontrado la horma de su zapato en la novela histórica. Se le da bien, lo sabe y se siente cómoda; se ha afianzado en el género y ya debe considerarlo su territorio.

Recomendaría 'Como fuego en el hielo' a los amantes de la novela histórica y romántica. Es una buena opción para pasar el rato, a pesar de que algunos pasajes no sean fáciles de leer. Considero que no es su mejor esfuerzo: debe depurar todavía su técnica en lo que a resolución de subtramas se refiere, ya que no puede recurrir a los deus ex machina como si no costara. Sin embargo, opino que ha mejorado considerablemente la construcción de personajes, comparándolos con los que protagonizan 'Regreso a tu piel' concretamente, y con ello decido quedarme.

Valoración: 7/10
¿Recomendada?: .

viernes, 31 de marzo de 2017

Forastera (Outlander I), Diana Gabaldon







Salamandra, 2.014
Premios: ninguno.
Precio: 14 €
Adquisición: regalo.










La autora

Diana Gabaldon es una escritora nacida en 1.952, conocida por la saga de novelas Forastera (Outlander, en su idioma original). En sus libros se desarrolla una trama que mezcla varios estilos como pueden ser la ficción histórica, la novela romántica, el misterio, la aventura y la fantasía. En 1.988 se aventura a escribir una primera novela para "practicar y ver en qué consiste" sin intención de hacerla pública. La saga Outlander cuenta con siete novelas publicadas y la octava obra ya lista para continuar con la historia. Se titula 'Escrito con la sangre de mi corazón'. Diana también ha publicado la Novela Gráfica 'The Exile'. La saga Lord John es un spin-off de la Saga Forastera, relatando las desventuras de un personaje secundario de la trama original.

Sinopsis

Recién acabada la Segunda Guerra Mundial, una joven pareja se reúne por fin para pasar sus vacaciones en Escocia. Una tarde, cuando pasea sola por la pradera, Claire se acerca a un círculo de piedras antiquísimas y cae de pronto en un extraño trance. Al volver en sí se encuentra con un panorama desconcertante: el mundo moderno ha desaparecido, ahora la rodea la Escocia de 1.734, con sus clanes beligerantes y supersticiosos, hombres y mujeres rudos, a veces violentos, pero con una capacidad de vivir y de amar como Claire jamás había experimentado en su anterior vida. Acosada por los recuerdos, Claire tendrá que elegir entre la seguridad del futuro que dejó atrás y la apasionante incertidumbre del pasado que ahora habita

Mi crítica

Tras finalizar la primera temporada de la serie basada en la famosa saga 'Forastera', me quedé con ganas de más. Al no tener posibilidad de continuar con la segunda, quise leer la novela para revivir todo lo acontecido en los capítulos que acababa de ver. Esta vez, bajo la perspectiva de la palabra escrita, de la idea original que hace germinar la serie. 

Después de haberlo hecho así, opino que lamentablemente me ha influido este orden alterado de los acontecimientos para que la novela me haya sabido a poco. Es lo que considero que ha sucedido, ya que estoy bastante segura de que si primero hubiera leído la novela de Diana Gabaldon, otro gallo cantaría.

La obra, sin llegar a disgustarme en ningún momento, se me ha hecho algo larga, y algunos pasajes algo densos de leer. A mi juicio, por el contrario, la serie ha sabido condensar los mejores momentos pasando de puntillas por los menos relevantes. Ha sabido captar la esencia de la historia que encierra la saga. No querría que esta reseña se convirtiera en una eterna comparación entre libro y serie, pero la verdad es que no puedo evitarlo.

Como he mencionado en varias ocasiones, en general las sagas me causan bastante rechazo. Me resisto a caer en la tentación de comenzarlas, por muy atractivas que puedan parecer. Sin embargo, en esta ocasión he caído con total intención. He de confesar que si no hubiese sido por la serie, jamás me habría animado a leer este libro, ni tendría intención en un futuro de hacerlo con la segunda entrega de la saga.

Sí, había visto estos libros numerosas veces en las estanterías, tanto de librerías como de la biblioteca. Leí varias veces las contraportadas, descubriendo que las sinopsis no resultaban interesantes del todo ya que la época en que se desarrolla la trama del pasado (siglo XVIII) no me llamaba en exceso la atención. De hecho, prefiero cuando la acción se centra en Jamie y Claire, y no tanto cuando las conspiraciones, las intrigas, o las idas y venidas de los clanes hacen su aparición. Quizá es que el ritmo no sea lento en ocasiones, sino que tal vez habría sido mejor condensar más la trama, acortando escenas menos relevantes y centrándose en lo verdaderamente importante. 

A pesar de que en algunas ocasiones todo sea demasiado intenso y apasionado, eso es precisamente lo que, bajo mi punto de vista, ha dado tanto éxito a esta saga. Quien lo lee, en el fondo lo que busca y lo que desea es recrearse en esas escenas de amor incondicional; en ese peligro constante que amenaza la pureza de ese romance por las circunstancias que lo rodean.

Diana Gabaldon ha sido la pionera, o al menos una de las que más éxito ha tenido, en poner de moda el subgénero de romántica paranormal. Ensalzar la figura de los rudos y al mismo tiempo pasionales highlanders ha puesto a otras muchas escritoras en el punto de mira de los lectores, ya que estos personajes han poblado decenas de sagas que han logrado un éxito tremendo. Todos recordamos esas portadas, en las que aparecen esos torsos de músculos marcados con sus correspondientes faldas. Dudo que nada de ello hubiera sido posible sin la intervención de Diana Gabaldon y la premisa de la que parte 'Forastera'.

Pero no solo por eso opino que Jamie tiene algo de especial, es que considero que realmente lo posee. Es un protagonista que casi me gusta más que Claire. He hallado menos diferencias entre la versión original y la adaptación con respecto a él que con respecto a ella, tanto a nivel físico como de carácter o personalidad. Asimismo, me encanta el dualismo establecido entre Frank y Jonathan. Creo que es uno de los mejores elementos y más originales de la trama. Además, la autora lo ha sabido aprovechar muy bien y saca mucho partido del juego que da. Quizá está más aprovechado en la ficción audiovisual, pero es mucho más fácil así que a través de la palabra escrita. 

La serie es bastante fiel al libro, y Diana Gabaldon deja el listón muy alto con ese final y las páginas que lo preceden, por supuesto. Todo queda preparado para una más que evidente segunda parte, en la que hay muchas cuestiones fundamentales que quedan en el aire y que la autora ha sabido atar muy bien para dejar al lector con ganas de más. No quisiera especular con qué sucederá, ya que las expectativas no son buenas compañeras. Estoy deseando ver la segunda temporada así que, Netflix, ¡no sé a qué estás esperando!

Conclusión

Tengo ganas de continuar la saga, siguiéndola tanto en la pequeña pantalla como en las páginas de un libro. No obstante, si tengo que ser sincera, prefiero continuar con los episodios y no tanto con las novelas. Una pena que la saga vaya perdiendo calidad paulatinamente, según he podido leer en la red: esto es algo en lo que todas las lectoras coinciden. Pero, por otra parte, sería prácticamente imposible tener la ilusión y el empuje del principio, y exigirle eso tanto al autor como al lector. Sería casi utópico. De cualquier modo, si esto es así, quiero comprobarlo por mí misma, y saber hasta qué punto esto se cumple. 

Valoración: 7/10
¿Recomendada?: .

martes, 28 de marzo de 2017

El hombre, la hembra y el hambre, Daína Chaviano







Planeta, 1.998
Premios: Premio Azorín de Novela edición 1.998.
Precio: 14,50 € (en tapa dura)
Adquisición: regalo.









La autora

Ya presenté a la autora, la cubana Daína Chaviano, en la reseña de 'La isla de los amores infinitos'.

Sinopsis

En la Cuba de hoy, dos amigos conversan sobre sus problemas. Rubén, profesor expulsado de la escuela de Arte, se gana la vida vendiendo objetos de artesanía a los turistas, y Gilberto, economista, trabaja de carnicero. Ambos rememoran los momentos pasados junto a dos mujeres a quienes han perdido de vista, pero cuyo misterioso atractivo dejó en ellos una huella profunda. Una es Claudia, una licenciada en Historia del Arte que, a pesar de su educación atea, tiene experiencias paranormales. La otra es una enigmática prostituta apodada La Mora, mujer de pocas palabras y mirada perdida.

Mi crítica

Tenía este título en la cabeza desde que lo mencionó una lectora voraz como yo en una conversación mantenida hace más de cinco años. He tenido que esperar todo este tiempo para que esta novela se me pusiera a tiro. Quizá las expectativas, hibernando tanto, hayan jugado un papel determinante para que mi experiencia con la novela no haya sido lo que me esperaba.

Para empezar, desconocía que se trataba de un volumen perteneciente a una trilogía. Esto automáticamente hace que la novela pierda puntos: estoy cansada de sagas en general. Salvo contadísimas excepciones, dudo que a estas alturas comience alguna. Aparte, tengo un poco idealizada a la autora, lo confieso. Me gustó tanto 'La isla de los amores infinitos' que pese a haberla leído hace tantos años aún guardo un recuerdo fresco y agradable de la lectura.

Estaba deseando volver a leer algo de Daína Chaviano y, lamentablemente, 'El hombre, la hembra y el hambre' no se corresponde para nada con las reminiscencias que tenía en mente de su prosa. La obra que reseño es, bajo mi punto de vista, mucho más oscura y pesimista, aunque es cierto que no todos los pasajes se corresponden con estos dos calificativos. Los personajes se me antojaron poco accesibles, como si la autora no hubiera deseado que el lector rebasara determinada línea imaginaria.

'El hombre, la hembra y el hambre' es una novela que no llega a ser intimista, pero que casi lo es. La autora reflexiona a través de sus personajes, que en ocasiones salpican la trama con monólogos interiores acerca de los acontecimientos, cotidianos o no, que afectan a la población cubana derivados de las acciones impulsadas por el régimen castrista. Realiza comparaciones entre lo que ha sido Cuba y lo que es, la vida de antes y la de ahora. Lo que es y lo que tendría que ser o haber sido. 

Los personajes están atrapados en una suerte de atmósfera decadente y hasta cierto punto desesperanzadora, aunque hay cierto halo de belleza en las pequeñas cosas que les rodean. Da la sensación de que en esta novela la autora ha querido volcar gran parte de sus pensamientos y frustraciones compartidas por tantos otros cubanos que, en el exilio o no, se muestran en desacuerdo con el régimen. En cambio, en 'La isla de los amores infinitos' no hay tanta implicación a ese nivel íntimo. 

Daína Chaviano parece más comprometida consigo misma en este sentido en 'El hombre, la hembra y el hambre' que en la novela anteriormente mencionada. Esto es algo meritorio y digno de mención, no obstante la realidad es que, en este caso concreto, me resultó más interesante esa obra que no se significa políticamente. Por otro lado, un elemento en común que presentan ambas obras es las descripciones tan interesantes que realiza la autora sobre La Habana. Sus calles, sus gentes, sus edificios. A mi juicio, casi podría decirse que se trata de un personaje más: el más mimado y desarrollado de cuantos aparecen en la novela, de hecho.

En esta obra, los personajes pasan hambre, mucha hambre; de ahí la última palabra del título. Me han parecido interesantes los paralelismos que Daína Chaviano traza entre el hambre y el sexo; el amor y la necesidad de comer. Las delimitaciones entre las diferentes apetencias en esta novela se difuminan y quedan desdibujadas. Quizá esperaba algo más cercano al realismo mágico y algo menos realista, pero no se puede negar que es, en el fondo, un canto a la gastronomía caribeña. No solo eso, sino que también es una oda a todo lo que se relaciona con ella, incluyendo lo que el ser humano es capaz de hacer cuando siente verdadera necesidad.

Conclusión

Esta novela es más hambre que hombre o hembra. Pero, por encima de todo, es un homenaje al pueblo cubano, su cultura y su amalgama culinario que muchos lectores sabrán apreciar. También critica de forma sutil en ocasiones, en otras directamente, la dictadura castrista y de paso al resto del mundo, que ve y consiente mirando para otro lado. 

Yo he sido incapaz de apreciar esta novela en todo su esplendor, pero espero poder resarcirme leyendo algo nuevo de Daína Chaviano en un futuro. No recomiendo 'El hombre, la hembra y el hambre', pero tampoco lo dejo de recomendar. Es una obra que bajo mi punto de vista es difícil de valorar; no he logrado conectar con el discurso, ni el tono, ni la trama, y eso que 'Fantasmas del corazón' va en esencia de lo mismo, pero es completamente diferente. Cosas que tienen los libros.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...